miércoles, 10 de febrero de 2016

Los Gambrinus de Barcelona

Gambrinus es el nombre de un personaje mitológico de los Países Bajos que probablemente surge  en el folklore durante la Edad Media.  Siempre jovial y orondo, bebe cerveza y algunas leyendas lo  hacen el inventor de la misma.   Y así como Prometeo, el que trajo el fuego a los hombres, está prácticamente olvidado, clubs Gambrinus hay en todo el mundo, lo que muestra la distinta importancia que  la humanidad concede a  uno y otro héroe civilizador. Lo entiendo.

En Barcelona, Gambrinus ha dado nombre a varios locales en una historia que empieza hace más de 140 años en el barrio chino. ¿y que títulos reunía el barrio chino para que en él se aposentara el gordezuelo diosecillo?

Quizá que el barrio chino y las zonas aledañas,  siempre han tenido una buena relación con la cerveza. Y me refiero aquí  también a la instalación  de fábricas de cerveza.   Las dos fábricas de cerveza que existían en Barcelona en 1842 se encontraban ubicadas, una en la calle Escudillers  y la otra en la Rambla de Santa Mónica.

En 1849, continua habiendo en Barcelona dos fábricas de cerveza,  asimismo en el barrio chino, en Portal de Santa Madrona y Conde del Asalto.

En 1851 llega a Barcelona Luis Moritz Trautmann, maestro cervecero de Alsacia que encuentra a un socio capitalista, Ernest Ganivet, con el que en 1854 abre una fábrica de cerveza en la calle Arco de Cires. A los dos años, la necesidad de ampliar la producción los lleva a trasladar la fábrica a Portal de Santa Madrona y tres años más tarde, en 1859, compran la fábrica de cerveza vecina, que ya conocíamos de 1849.  El éxito de la empresa fue notable y obligó a construir una nueva fábrica en Ronda San Antonio esquina calle Casanovas. Era en 1864 y la fábrica se mantuvo en funcionamiento hasta los años sesenta del siglo pasado.




                       Fábrica Moritz. Años treinta. Autor desconocido. Fondo FECSA (ANC).






En 1857, las siete fábricas de cerveza que operan en Barcelona están en lo que hoy llamamos Raval. 

        Los orígenes y la implantación de la industria cervecera en España; siglo XVI-1913. Tesis doctoral de Xavier García Barber


Cerveza, barrio chino...   en 1871,  August Kuentzmann Damm, cervecero alsaciano,  tras la guerra franco-prusiana y la anexión por Prusia de la provincia de donde era natural,  decide cambiar de aires y trasladarse a Barcelona. 

Kuentzmann encuentra un socio capitalista, Camps, con el que abre una fábrica de cerveza en Sant Marti de Provençals y una cervecería llamada Gambrinus que se inaugura en 1872, donde se vendía la cerveza que producía la fábrica de Sant Marti de Provençals. 

Ese primer Gambrinus se instaló en el Portal de Santa Madrona. A los pocos años de existencia pasaría a la propiedad de Valentin Pons. Buen lugar el Portal de Santa Madrona para instalar una cervecería.  Por el Portal de Santa Madrona pasaba buena parte de los marineros  extranjeros que arribaban a Barcelona camino de los locales de sexo mercenario del barrio chino; amantes, muchos de esos marineros,  de la bebida que se suministraba en el lugar.

Conocemos el exterior del local  por una foto de autor desconocido de los años veinte/treinta del siglo XX.  

                                                     Gambrinus del Portal de Santa Madrona



Valentin Pons abre un nuevo establecimiento con el nombre de Gambrinus en 1881, en la Rambla de Santa Mónica. En lo que entonces era el número 29. Cervecería, restaurante de productos típicos alsacianos y con habitaciones para viajeros, es decir, hotel.

 Por una nota de La Vanguardia de 20 de julio de 1881 dando cuenta de la inauguración aquel mismo día del Gambrinus de la Rambla Santa Mónica, sabemos que entre otros artesanos, la carpintería del local  fue un trabajo de Francisco Coma, y  los pintores decorativos Saumell y Vilaró los autores de las diversas pinturas del nuevo local, aunque al parecer de La Vanguardia, las pinturas del techo eran de un colorido demasiado recargado. ¡Ay!, demasiado recargado. Y es que nunca llueve a gusto de todos (y que aún no existía en la prensa la publicidad en forma de noticia con lo que el reportero no tenía el menor reparo en dar su opinión sobre cualquier inauguración).


                                                     Gambrinus de la Rambla Santa Mónica. 




Siendo Alsacia una región a caballo entre Francia y Alemania, pronto se convirtieron ambos establecimientos  en lugar de encuentro de los extranjeros de una y otra nacionalidad que se encontraban en Barcelona. Incluyendo a los suizos cuya Sociedad Helvetia, con un tal Hans Gamper de socio,  ubicó su sede social entre 1900 y 1904  en el Gambrinus de la Rambla Santa Mónica. Los turistas alemanes de paso por nuestra ciudad recalan en el Gambrinus como señala la nota de La Vanguardia que incluyo: 


                                                         La Vanguardia. 25 de julio de 1896. 


Con frecuencia encontraremos noticias de uno u otro Gambrinus  en relación  con actividades de la colonia francesa (venta de entradas para financiar al comité de escuelas francesas gratuitas, conferencias de personajes variopintos franceses, etc)

                                                      La Publicidad. 8 de febrero de 1880



                                      
                                                         La Vanguardia. 1 de julio de 1903.


El 12 de mayo de 1885, La Vanguardia nos informa de que tras una importante reforma del local de la Rambla Santa Mónica, éste se ha convertido en fonda.

En fecha incierta, ambos locales  pasan a propiedad de Jaime Soler, pero no más tarde de 1887 puesto que aparece Soler en el Anuario Riera de aquel año como propietario de los locales. 


Jaime Soler que en 1881 administraba un balneario en Argentona y comercializaba el agua de los manantiales del mismo en su local de la calle Conde del Asalto 26,  compra otro balneario en Caldas de Malavella  y comercializa su agua carbónica  como Vichy Gambrinus que vende en sus locales de Barcelona.  



                                                      La Vanguardia. 21 de mayo de 1897.



Durante la Exposición Universal de 1888.  Jaime Soler  instala un kiosco de bebidas Gambrinus  en el paseo de la Exposición.


                                    Dibujo y crónica del kiosco en La Vanguardia de 31 de mayo de 1888.




En 1891,  Josep Ribas, cocinero y de algún modo relacionado con el Gambrinus de la Rambla Santa Mónica –quizá a través de Giró, del que sabemos que en 1893 era dueño del Gambrinus de la Rambla Santa Mónica y probablemente suegro de Josep Ribas- se hace cargo del restaurante del Hotel Gran Continental en la esquina de Plaza Cataluña con la Rambla, en el lugar que ahora ocupa un establecimiento de la empresa El Corte Inglés.  El restaurante se anuncia como única sucursal del Gambrinus. 

                                      Inauguración del Continental. La Vanguardia. 25 de diciembre de 1891. 



En la calle Aviño aparece en 1894 el “Petit Gambrinus”, especialidad en cerveza muniquesa y helados.  Lo rastreo en anuncios de prensa hasta agosto de 1895.

El Diluvio. 30 de junio de 1894.


Ya en 1908 aparece el Gambrinus de Portal de Santa Madrona con el nombre de Antigua  (o Antic) de Gambrinus.


Durante la primera década del siglo XX, el único local que conservará el nombre de Gambrinus es el Antic Gambrinus del Portal de Santa Madrona.


No sé en qué momento  abre las puertas el Gambrinus de la Rambla de las Flores, en el número 5 de la numeración del paseo que perduró hasta el cambio municipal de 1955. Al parecer, propiedad de un alemán,  ya funcionaba cuando Alemania invade Francia en 1914 y en el local se celebraban los triunfos del ejército tedesco.  Una crónica de Juan Cabané y Esteban Vilaró en la revista Destino, describe el local y su dueño del siguiente modo:







Sabemos por una reunión de la Junta Directiva de la Sociedad de Atracción de Forasteros en marzo de 1928, por la que se incorpora a la junta el dueño de los establecimientos Gambrinus, que el tal propietario se llamaba Gustav Ziller.  ¿se trata del aleman machucho, lento y ceremonioso de la crónica de Destino?  A saber. ¿y el plural de “establecimientos Gambrinus” hace referencia a que Ziller además de dueño, en el supuesto de que lo fuese, del local de la Rambla San José era a la vez dueño del Antic Gambrinus, o es que en los años veinte se abrieron más locales Gambrinus? Preguntas para las que de nuevo no tengo respuesta. 

Gambrinus de la Rambla San José. Josep Mª Sagarra. 1931, ANC


A partir de los años treinta, el Antic Gambrinus se anuncia como Dancing Gambrinus en lo que supongo una nueva orientación del negocio dedicado ya a ampliar su oferta al negocio de la carne mercenaria.  Ya solo aparece este Dancing Gambrinus en las crónicas de sucesos. En una noticia propia de una película de detectives de serie B,  se encuentra en las proximidades del ¿campo de Garcen?  un joven muerto con una pistola al lado y en uno de los bolsillos, una bolsa de azucarillo con la inscripción Dancing Gambrinus.


                                                          Esquella de la Torratxa. 1932



Llega la guerra y el Dancing Gambrinus continua sus actividades. Lo sabemos porque el 28 de abril de 1937 entra en el garito el miliciano José Farah Clara de la columna internacional con una borrachera considerable y portando un arma larga. Intentado que fue retirarle el arma y molestándose por ello el miliciano,  no encontró otro modo de expresar su desagrado por el trato que recibía que lanzar una granada que al explotar hirió a varios parroquianos.  O iba muy en pedo el miliciano o su natural era de una mala leche considerable.


Tras el incidente con Farah, el silencio. No volvemos a saber nada de ninguno de los Gambrinus hasta que en los años cincuenta o sesenta se abre el Gambrinus de la calle Guardia que se hizo famoso en Barcelona por volver a la tradición de los espectáculos de transformismo que hasta la llegada de la dictadura tuvieron  su lugar, y más de uno, en el barrio chino.  Como nuestras entradas tienen como limite temporal la postguerra, nos paramos aquí y solo mencionamos para execrarlo el escamarlan horrísono que es todo lo que queda del Gambrinus  del Moll de la Fusta. 




6 comentarios:

  1. Nunca te acostarás,sin saber algo mas.
    Nuestro Barrio,fué Pueblo Nuevo,una fabrica de ..fabricas.Yo nací en san Paciano,vivi en Arco del Teatro,conocí Arc del Ciré,y seguí en e san pau 94,puerta con el Cuartel,y en carretas.casi nada!Un abrazo por tu historias,son Impresionantes,

    ResponderEliminar
  2. ara nomes en queda un gran solar al c. en Guardia, tota aquella illa de cases esta practicament enderrocada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. En ese camino hacia la nada del barrio chino

      Eliminar
  3. Las fotos, magníficas. No las había encontrado... Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola, el Giró que es refereix i que va regentar un dels Gambrinus era el meu rebesavi Pere Pau Giró i Blanch, i si, era el sogre del gran cuiner de Barcelona el Josep Ribas i Pich el del continental. Va ser el reves, Josep Ribas va cedir el Gambrinus al Pere Pau (que com va escriure Regàs, va ser un dels grans peixaters de Barcelona que proveïa a totes les fondes, hotels i restaurants)sé poca cosa d'aquest episodi familiar però si vol rebre el que sé es pot posar en contacte amb mi, mikako48@hotmail.com

    ResponderEliminar