viernes, 1 de abril de 2016

De nuevo con la calle Mediodía.


                                                Josep Dominguez. 1933. AFB. Calle Mediodía. 



Una y otra vez volvemos en este blog a la calle Mediodía.  ¿Qué nos lleva al encuentro de lo que para la ciudad de Barcelona no es casi ni un recuerdo,  y del  que por otro lado  no queda el menor resto físico,  sepultada que fue la calle  por la avenida de las Atarazanas? 

Nos atrae de la calle Mediodía  la circunstancia de que siendo una travesía tan corta y sin conocer apenas el nombre de alguno de sus locales,  sin esta calle no se entiende el barrio chino. Del mismo modo se puede decir que  su desaparición tras la guerra significó el eclipse del barrio chino. Así, que le dedico otra entrada.


La calle Mediodía une, hace de engrudo físico y sobre todo humano,  al resto de calles del barrio chino y favorece el encuentro entre los  distintos elementos que habitan en él.  

Es en la calle Mediodía donde Salvador Segui predica a las prostitutas el evangelio de un tiempo donde no habrá explotación; es aquí donde se refugian los emigrantes que huyendo de la Alemania nazi llegan a Barcelona; en la calle Mediodía se encuentran para planificar sus asaltos, tanto miembros de la FAI, como del Sindicato Libre, como de diferentes grupos más o menos relacionados con alguno de ambos.   



                                                                  La Libertad. 1933


En la calle Mediodía mueren los anarquistas que intentan asaltar el cielo por la vía de conquistar a fuego el cuartel de Atarazanas en cada una de las huelgas generales que declaran durante la república. Los travestis se mezclan con las gentes del sur que llegan a Barcelona a  rebufo del trabajo en alguna de las dos exposiciones y  que ya no dejarán Barcelona.  

La algarabía, el bullicio del mercado callejero que todos los días se despliega en  sus aceras es ensordecedor.  El hedor de los albañales cegados por los restos de alimentos podridos al terminar el mercado debe de ser tan intenso que cuando llega el verano y el calor se hace sofocante,  es un dilema elegir entre  abrir la ventana y morir de la peste que  llega de la calle o  dejarla cerrada y perecer horneado por el calor que almacenan las habitaciones.   

                                                                          El Diluvio. 1936





                                                  Josep Dominguez. 1933. AFB. Calle Mediodía. 



Aquí viven quienes se relacionan con  aquella parte de la burguesía que se adentra en zonas poco peligrosas del chino en busca de los placeres que no le concede un matrimonio que antes que otra cosa es un contrato de intereses económicos. Los travestidos, las prostitutas, aquí se almacena la droga con la que se empolvan la nariz esos burgueses anhelantes de experiencias canallas.

En entradas anteriores recordamos las cuatro esquinas, el punto donde daba comienzo la calle  Las cuatro esquinas;  los locales de mayor  tronio de la calle  la calle del Mediodía,  no otra cosa que figones, tascuchos y casas de dormir miserables:  la mina pequeña, casa Pitoño, la Paloma de Valencia o el bar Scandinavia o quizá Escandinavia (Los alemanes y la calle Mediodía).  Si conocemos su existencia es por haber llamado en algún momento la atención de los periodistas.  
Tambien recordamos la muerte del Pernales en las cuatro esquinas ¿por qué murió el Pernales en la calle San Ramón?

Hoy relacionaré el resto de locales que he encontrado en la calle.  Si estos establecimientos aparecen casi siempre en  relación con incidentes  por asuntos de  agresiones, drogas, robos y prostitución es  por un sesgo comprensible. Cuando la calle Mediodía asoma y recuerda su existencia a los barceloneses durante el primer tercio del siglo XX,  es en forma de crónica de sucesos. Por eso hay con mucha mayor frecuencia en estas notas travestidos  que trapichean con droga en lugar de inmigrantes murcianos que trabajan, cuando lo encuentran,  en las fábricas del Pueblo Nuevo o en el puerto de Barcelona, y que junto a sus familias forman  la mayor parte de la población de la calle.  



                                             Opisso. Revista Estampa. 1929. Taberna de la calle Mediodía.

2. Estanco de Tomás Cera (1932). En este establecimiento, informa el anuncio, se encuentran siempre existencias de los chiclets Addams (pippermint-menta).


3. Casa Madam (1918). Prostíbulo. 

3. Casa Pauet (1926). Casa de dormir.

3. Taberna.  Innominada. Regentada por Joaquín Ferrer Escartin. Aparece una reseña del local en el libro de Paco Villar en relación a un servicio de la policía en contra del tráfico de cocaína. .


 
5. Mina Pequeña (en esta entrada: mina pequeña)
 
5. Casa Beltrán. Quizá se trate de la Mina Pequeña que no deja de ser el apodo que dan a una taberna los del barrio. Aparece reseñado en el libro de Paco Villar.




 nº 7 de la calle Mediodía. 1948. El edificio de planta baja que aparece a la izquierda hace esquina con la calle del Cid.



8. Taberna (1928). Arrendada por José Martin Baena que se dedica a la venta de cocaina al menudeo. 

9. Tienda de comestibles de Jenaro Tuson. En 1927, y en el transcurso de una investigación criminal, se descubren en el establecimiento 30 tabletas de chocolate (del de comer, no del que se fuma) de la casa Juncosa que habían sido sustraidas de un camión. Barcelona, ciudad sin ley o así. 

                                                               La Vanguardia. 1927
                                              


10. Cal Pitoño (aquí: Cal Pitoño).

10. Taberna. En 1934 es detenido el arrendatario por encontrarse en su poder un frasco con cocaina. En la taberna se traficaba al menudeo con la droga. En la crónica del suceso aparecen La Canaria (Juan Chaves) y La Iris (Enrique de Diego) y dejamos aquí escrito su nombre -y dejaremos el de todas las que vayamos encontrando- como homenaje,  por las bofetadas que debieron de recibir en aquella y en muchas otras ocasiones. 

                                                      La Vanguardia. 1934


12. La Carmen (1925). Prostíbulo. 

12. Vicenta (1931). Prostíbulo. 

12. En 1888, en uno de los locales de la finca tuvo lugar una refriega tratada con mucho humor por el periodista.  Por espíritu de caridad todos fueron curados, a fin de que cuanto antes se hallen en disposición de provocar otro conflicto por el estilo




13. Taberna (1935).  Refugio de una pequeña banda de ladrones de automóvil. 


                                                                        La Vanguardia. 1935. 



14. Traperia (1924). Compra de objetos robados. 



14. Taberna El Maño (1929).

15. En un piso de la finca son detenidos un grupo de pequeños traficantes de cocaina (1926). Entre los detenidos figura el conocido como La Francisquita alias que debe de corresponder a Francisco Doñate. 



15.  Otro piso y más cocaína (1932).  Encuentran más de 300 gr. de cocaína. Entre los detenidos figuran  la propietaria del piso,  La Pescatera y Piruli.



 

16. Bar Scandinavia o Escandinavia (aqui: Bar Scandinavia ).
 
 
17. Taberna. La reseña periodística no da el nombre del establecimiento (1934). Riña entre dos a navajazos.

18. La Navarra (1918).  Prostíbulo 

19. La Paloma de Valencia (aqui: La Paloma de Valencia)

20.La Tranquilidad (1918). Prostíbulo. 

22. El Recreo (1918). Prostíbulo. 

23. Casa Horacio (1931). Prostíbulo. 

24. Casa las Diez Mujeres (1918). Prostíbulo. 


Establecimientos de la calle Mediodía de los que ignoro la dirección


-Bar Roure

                        Sebastia Gasch evoca sus paseos con Miró por el chino y recuerda el Bar Roure



-Café Italiano.  Se encontraba cerca de la desembocadura de la calle en el Portal de Santa Madrona. 

                               Café Italiano. Papitu, 1912. Caricatura de BON. 



-Casa Felix, taberna (1938). Se detiene al dueño del establecimiento tras encontrar  la policía dos pistolas en un registro del local.


-Ca la Gloria. Keens-Arm (1913). Locales con baile. L'Esquella de la Torratxa los menciona al hablar de la rutina nocturna del corrido, una institución en la Barcelona que se divierte a principios de siglo, 


-Fonda alemana. Aparece en una serie de reportajes del periodista Bartrina en La Publicidad sobre la emigración alemana en Barcelona (13, 14, 15 y 18 de abril de 1934). Bartrina no da el nombre del establecimiento. La denomina fonda alemana, señala que se encuentra en la calle Mediodia, e indica que en la misma recalan muchos de los vagabundos alemanes que llegan a Barcelona.

“El gran quarter general dels falsos i d'alguns dels veritables refugiats politics a Barcelona s’aplega i resideix en aquest carrer tan miserablement acolorit del darrera les Drassanes que porta el nom de Migdia. Qualsevol vagabund alemany que arreplegueu a Barcelona us dira que viu a la Fonda Alemanya del carre del Migdia. Aquesta dita Fonda no és mes que una taverna i casa de dormir on per rnitjá d'un retol descolorit a la porta s’anuncia el preu dels llits: "Camas, betten, a 6o céntimos. L'amo és catala, i com a bon catala és un home trempat i forçut. No és, doncs, alemany ni té cap parentiu amb alemanys”. […]


L'amo de la Fonda fa la seva feina completament absent a tot el que es parla i s'amanyaga al seu entorn. La seva muller, catalana també, collabora amb ell en alló que tan sols els
interessa: el farciment del calaix. […]


A la casa, que és un dels pocs llocs inedits, curiosos i acolorits de veritat que encara resten al nostre barri xines, no s'en estatgen mes que estrangers de Centre Europa. La nostra pobrissalla
no hi va, puix que els sembla que no son a Barcelona. Els rétols, els avisos, els preus, tot, o está
escrits en alemany o be en bilingüe. […]


El cuarto y último articulo de Bartrina incluía una carta del que se daba a conocer como dueño de la fonda alemana, de nombre Carmelo Juan , quien se quejaba del tratamiento de Bartrina dado a su fonda, en particular a la circunstancia de que hubiese alojados homosexuales y pederastas en la misma. Señalaba que la mayoría de alemanes que albergaba habían sido remitidos por el cónsul de Alemania y la asociación de beneficencia de Alemania.


No termino de entender  la existencia de dos casas de dormir en la calle Mediodia,  con una clientela que en ambos casos es casi por completo alemana,  casi por  las mismas fechas y con referencias donde quien menciona a una de ellas nunca menciona la otra. El Bar Scandinavia y la Fonda “Alemana”.

Claro que hay datos sobre una y otra que  parecen indicar que no se trata del mismo local.  La discrepancia es completa en lo que hace al  nombre del dueño. Carmelo Juan en el caso de la Fonda Alemana, Käthe Goedel-Römer en el del Bar Scandinavia.  Aunque Goedel-Römer no siempre es señalada como dueña del Scandinavia,   en Barcelona, mayo 1937su condición es la de trabajadora del local.  

Carmelo Juan indica en su carta a La Publicidad que la mayoría de las personas que alojaba le eran remitidas por el consulado alemán. Entre los años 1933 y 1936, el consulado alemán, en manos de personas afines al régimen hitleriano, no podía tener tratos con un local donde se reuniesen personas opuestas al nazismo  y las referencias al bar Scandinavia son de personas relacionadas con las milicias anarquistas, con el DAS alemán o con las brigadas internacionales, pero  ese “tropismo” del cónsul nazi y de los anarquistas por la calle Mediodia sucede en momentos distintos; la fonda alemana en 1934, el bar Scandinavia a partir del inicio de la guerra civil.  No se puede descartar que se trate del mismo local.

Para complicarlo más, una nota en La Vanguardia en 1932, informa de las denuncias por amenazas que Frederich Felimann,  súbdito alemán,  presenta en el juzgado contra varios compatriotas suyos que le han amenazado de muerte si el denunciante daba malos informes de ellos. Se nos informa que Felinmann es dueño de una casa de dormir en la calle Mediodia.


-La Barraca (1930). Fulgencio Chapitel se dirige al local para comprar cocaina.





-Un industrial lechero entra en una taberna de la calle Mediodia, donde se queda dormido y le roban. Al parecer, eso manifiesta al menos, le echan un somnífero en la bebida. Sea como fuere aparece el nombre del industrial para regocijo de sus vecinos. Año 1923. 

                                                                  La Vanguardia. 1923 


-Bar Les Heures. Este bar (y Casa Pauet en el número 3) aparecen en una noticia de La Veu de Catalunya donde se relacionan los establecimientos del barrio chino rotulados en catalán (1920).


 


15 comentarios:

  1. Desconcertante y muy interesante, entre muchas cosas que ignoraba, estoy sorprendida, desconocía totalmente que en aquellas décadas del siglo pasado ya se consumiera (cocaína). Felicidades por este gran articulo Jose.

    ResponderEliminar
  2. Un solo dato, pero interesante, Pat. En 1926 se estrena en el Victoria El Tango de la Cocaina, con música del maestro Viladomat (que quizá nos suene ahora más por otra canción suya, Fumando espero) y libreto de Amichatis. Permaneció más de un año en cartel. Y gracias por tu comentario, tan inmerecido.

    ResponderEliminar
  3. Mi enhorabuena, menudo post, tan bien redactado, un gran trabajo y como describes esa época de la Barcelona desaparecida,había de todo y creo que más que ahora la cocaína era el remedio para much@s, artistas y demás gentes para el cansancio, no doy nombres porque no está bien darlos, pero todos sabemos quienes eran.
    Muchas gracias por tu gran trabajo y tan bien documentado, te lo agradezco personalmente Josep,un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios pagan con creces el esfuerzo de buscar información para una entrada. Un beso.

      Eliminar
  4. Entrada por Marques del Duero y Dividida por García Morato, Seguía la Calle Arco del Teatro. Aun recuerdo una Fuente y las escaleras que tenia al principio por Marques del Duero y a las espaldas la Gasolinera y el Mercado de Nuestra señora del Carmen. Luego en la misma calle tuvimos un mercado mas pequeñito. Yo vivía en Arco del Teatro. Gracias por los temas tan Preciosos y la vida que das al Chino. Un Cordial saludo Ah! algunas veces me hago de alguna foto tuya,para el Chino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún problema, Fermin. Me alegro si te he sido de alguna utilidad con esas fotos.

      Eliminar
    2. Fermín, en la página de "fotos de Barcelona antigua",hay una foto de ese tu recuerdo, la fuente, las escaleras, la gasolinera, pero no encuentro la forma de compartirla desde mi dispositivo.
      P.D.Puede ser que la misma,fuere un a entrada de José March?...
      Sea como sea, gracias al mismo por su contribución a la memoria de nuestra aimada ciutat, I una mica...mon barri.

      Eliminar
  5. Asombrosa documentación,FELICIDADES. Me pregunto si la C/ Mediodia es la misma que va hasta el Arco de Teatro. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias José por tu aportación a mi barrio donde nací y vivi hasta 1973,Mi viva en el barrio tambien fué...muy dura tres años viviendo en Arco del teatro N 35 frente a Arc del Ciré.mucho que contar ..para unas memorias...y 7 años internado en el WAD-RAS.para que ..podria y tengo ganas de Hacer unas pequeñas memorias,las intente con. Mª Trinidad Vilche
    Msalió bien todabia no sé porque?Un abrazo. José.

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo, Fermín. A ver si termina saliendo bien el proyecto con Mª Trinidad Vilchez que es una gran persona.

    ResponderEliminar
  8. Sí salió bien tus historias Fermín, lo que ocurrió, es que dejaste de escribirme, y me decías que te hacia daño y no podías seguir... yo, no insistí en decirte sigue porque creo que venían las historia escabrosa y no la querías contar, pero me la imagino, después me borraste del F.B. y todas las entradas que te iba haciendo las borraste de tu página.
    Así que no digas porqué salió mal, es que no quisiste seguir.
    Por otro lado en mi modesta opinión,estás resentido con tu madre porque te abandonó y a tu hermana, ya eres mayor y el odio que le tienes no te dejará vivir, olvida y perdona, tú tienes tu familia, estás jubilado, vive tranquilo y olvida.
    Sin más un saludo cordial, y no digas lo que no es.

    Josep March, muchas gracias por tu blog es lo mejor de lo mejor, me encanta, bon dia y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti. Eres muy amable, Mª Trinidad.

      Eliminar
  9. Muchas gracias a tí estimado JOSEP, por publicar mi comentario, no quiero entrar en polémicas, pero gràcias a escribir la historia de Fermín, muchos compañeros unos 20 de La Prote, se pusieron en contacto conmigo a través de mails, los guardo todos y los que me enviaba Fermín, y aunque Fermín me había borrado de F.B.; yo les ponía en contacto con él, y se han reunido varias veces a comer y hablar de sus cosas después de estar desconectados más de 40 años, y Fermín, ni las gracias me ha dado, ni a un café me ha invitado.
    De desagradecidos está lleno el mundo, y con este comentario pongo fin a esta historia.
    Otros compañeros de La Prote, quisieron contarme sus vivéncias en ella, y eran similares a su historia, y con delicadeza y educación les he dicho, que mi blog se dedicada a Barcelona, no a biografías personales de nadie y que lo sentía mucho.
    Un abrazo JOSEP, agradezco tu espacio, el que me cedes por este caso y te doy las gracias infinitamente, tú si que eres amable, un fuerte abrazo virtual, GRACIAS.

    ResponderEliminar
  10. Sabes que en mi pobre medida, este espacio está a tu disposición, apreciada Mª Trinidad. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Otro abrazo grande y un BFDS, muchas gracias JOSEP.

    ResponderEliminar