domingo, 15 de marzo de 2015

Los alemanes y la calle Mediodia.



En su crónica desde Berlín  del día 5 de enero de 1933,  Augusto Assia  escribía que en Alemania se calculaba en dos millones de personas las que en aquellos días vagabundeaban por el país, sin trabajo, sin recursos, saltando de una ciudad a otra, buscando encontrar un medio de ganarse la vida.

Varios miles de esos alemanes con pocos recursos habían emigrado a España, sobre todo a Barcelona. Un número que aumentó  tras el nombramiento de Hitler como canciller  a finales de aquel mes de enero. La nueva oleada la formaban, aparte de  vagabundos, personas de los partidos de izquierda y judíos. 

Durante esos mismos años treinta del pasado siglo,   en las memorias de personas que durante aquel tiempo conocieron  Barcelona,  aparecen con cierta frecuencia  establecimientos de la calle Mediodía que son refugio y punto de encuentro de  algunos de los alemanes que llegan a Barcelona.  También se rastrea la presencia de estos establecimientos de la calle Mediodía  en noticias de prensa,    - noticias de sucesos, los locales son de condición tan mísera que tan solo dan señales de vida en la prensa cuando  en ellos sucede un percance-. Del mismo modo,  nos tropezamos con esos locales en investigaciones históricas que se interesan por la zona del barrio chino. 

Son  dos o tres locales,  no lo tengo claro.  Puede que solo uno. Casa o casas de dormir, albergue, fonda, bar.  Uno de ellos puede haber sido un albergue financiado por el consulado alemán. En otro, a lo mejor el mismo, se reúnen los anarquistas alemanes del grupo DAS.

Cuelgo el hilo como work in progress, a la espera de conseguir más datos.

========================================================================
Bar Scandinavia. Es el local que con más frecuencia emerge de las crónicas.  Cuando se dan  datos sobre su dirección, se coincide en señalar que se encontraba en el número 16 de la calle Mediodía. Pero quienes dan los datos de localización no indican de donde obtienen este;  no puedo descartar  que unos  hayan copiado a otros.  A veces se señala a Käthe Goedel-Römer, nacida en Zurich como la dueña del establecimiento desde principios de los años veinte. En otras se dice que trabaja en el bar.  Y aparece el nombre de Ingwald Inlæken como encargado del local, es posible que Ingwald y Käthe viviesen como  pareja. Excepto por esa referencia de los años veinte en relación a Kathe Goedel, el resto de informaciones del Scandinavia son posteriores al inicio de la guerra civil.






Relacionados con el Bar Scandinavia, aparecen las siguientes personas:


-Heinz Rosenstein. Nacido en 1904 en Stettin. Ingeniero. Llegó a Barcelona procedente de Amsterdam a finales de 1935. Formó parte del Comité de Ayuda a los Judíos de Barcelona. Acudía con frecuencia al bar Scandinavia donde se reunía con miembros del DAS (Deutsche Anarcho-Syndicalisten).  En  El exilio judeoasquenazí en Barcelona (1933 -1945) .  Un rompecabezas  que pide ser esclarecido. Manu VALENTÍN. En nota a pie de página  se indica que el Scandinavia estaba en la calle Mediodía 16.




-Torben Rune, danés. […] “Nos sentamos en el bar Escandinavia, en la zona del puerto. Era un lugar muy sucio y mugriento, pero tampoco teníamos dinero y no podíamos aspirar a nada mejor. Además, existía la posibilidad de embarcarse como polizón [Torben había desertado del frente de Aragón donde formaba parte de la batería antiaérea de la brigada Thaelman].
Al cabo de diez minutos aparecieron soldados y más soldados: estábamos en medio de una redada. Nos detuvieron y nos trasladaron a la sede de las brigadas en Barcelona, en el barrio de Horta. Nos interrogaron y rápidamente nos trasladaron en camión a Castelldefels, a unos veinticinco kilómetros de Barcelona. Allí teníamos los brigadistas nuestra prisión”.
En: Las Brigadas Internacionales (Guerra Civil Española 1936.1939). Su paso y estancia en Cataluña.  Manuel González Moreno-Navarro. PPU – Barcelona 2009).





- Karl Romoser. Muerto accidentalmente de una bala perdida en el Bar Scandinavia en abril de 1938 en una riña entre miembros de las Brigadas Internacionales.   Otto Brunner, comandante de las Brigadas Internacionales hizo detener por tal motivo a Franz Ritter que había luchado en el frente en una milicia anarquista. A los cuatro meses de su detención, Ritter fue liberado por presiones del partido socialista suizo a cuyas juventudes pertenecía. El asunto tuvo un epílogo judicial en Suiza a principios de los años cuarenta.
En Schweizer Spanienkämpfer in den Fängen des  NKWD –  Peter Huber 1991






- Edi Gmür. Abril de 1937. Le 12 avril 1937, le milicien zurichois Edi Gmür, en permission du Groupe international, découvre le Bar Scandinavia en compagnie de son copain Emil « Miggel » Kummer : « J’étais aujourd’hui avec Miggel au Barrio Chino. Il y a fait la connaissance d’une Suissesse (zurichoise) qui y tient un bar. On est bien chez elle. Nous sommes rentrés tard à la maison. » Il y retourne le 1er mai : « Chez Käthy. C’est désormais notre “mère”. » Mais elle doit rapidement fermer le bar pendant « les faits de mai », ne le rouvre que le 6. Quand le Batallón de Choque, dernier avatar du Groupe international, est dissout à la fin juillet, les Suisses vont naturellement dormir chez « Maman » Käthy. Ils y discutent de l’éventualité de rester en Espagne, de rempiler, des manières de partir, des risques qu’ils courront en Suisse à leur retour. Deux d’entre eux au moins rejoignent les Brigades internationales : Jacob Aeppli (qui sera tué peut-être par les staliniens, vers la fin de l’année) et Franz Ritter.
[…] Après le départ de son mari, Zita Gmür va travailler un an au Bar Scandinavia, sous la protection de la tenancière, et se lie avec plusieurs miliciens.
En: Grupo de trabajo de los Gimenólogos (http://gimenologues.org/spip.php?article205)





- En el libro Barcelona, mayo 1937 (C. García, H. Piotrowski, S. Rosés ed. Edit. Alikornio 2006) hay una reseña biográfica de Käthe Goedel-Römer. Se menciona que “trabajaba en el bar Escandinavia de la calle Migdia 16, una taberna que alquilaba habitaciones y lugar de reunión de los internacionalistas de habla alemana, regentada por Ingwald Inlaeken. En noviembre de 1943, su hermana Lina Mettauer escribió a las autoridades suizas solicitando ayuda para Käthe que estaba en la prisión de las Ventas  (Madrid) desde hacía 34 meses. […] En abril de 1944, Käthe continuaba en prisión; a partir de esa fecha no se dispone de más información”.





========================================================================

-Fonda alemana. Aparece en una serie de reportajes del periodista Bartrina en La Publicidad  sobre la emigración alemana en Barcelona (13, 14, 15 y 18 de abril de 1934).  Bartrina no da el nombre del establecimiento. La denomina fonda alemana, señala que se encuentra en la calle Mediodia  e indica que en la misma recalan muchos de los vagabundos alemanes que llegan a Barcelona.
“El gran quarter general dels falsos i d'alguns dels veritables refugiats politics a Barcelona  s’aplega i resideix en aquest carrer tan miserablement acolorit del darrera les Drassanes que porta el nom de Migdia. Qualsevol vagabund alemany que arreplegueu a Barcelona us dira que viu a la Fonda Alemanya del carre del Migdia. Aquesta dita Fonda no és mes que una taverna i casa de dormir on per rnitjá d'un retol  descolorit  a la porta s’anuncia el preu dels llits: "Camas, betten, a 6o céntimos.  L'amo és catala, i com a bon catala és un home trempat i forçut. No és, doncs, alemany ni té cap parentiu amb  alemanys”.  […]

L'amo de la Fonda fa la seva feina completament absent a tot el que es parla i s'amanyaga al seu entorn. La seva muller, catalana també, collabora amb ell en alló que tan sols els
interessa: el farciment del calaix. […]

A la casa, que és un dels pocs llocs inedits, curiosos i acolorits de veritat que encara resten al nostre barri xines, no s'en estatgen mes que estrangers de Centre Europa. La nostra pobrissalla
no hi va, puix que els sembla que no son a Barcelona. Els rétols, els avisos, els preus, tot, o está
escrits en alemany o be en bilingüe. […]

El cuarto y último articulo de Bartrina incluía una carta del que se daba a conocer como dueño de la fonda alemana, de nombre Carmelo Juan ,  quien se quejaba del tratamiento de Bartrina dado a su fonda, en particular a la circunstancia de que hubiese alojados homosexuales y pederastas en la misma. Señalaba que la mayoría de alemanes que albergaba habían sido remitidos por el cónsul de Alemania y la  asociación de beneficencia de Alemania.





No termino de entender  la existencia de dos casas de dormir en la calle Mediodia,  -una calle corta, en un plano del año 1933, el número más alto de la calle es el 23-,  con una clientela que en ambos casos es casi por completo alemana,  casi por  las mismas fechas y con referencias donde quien menciona a una de ellas no menciona la otra. El Bar Scandinavia y la Fonda “Alemana”.


Claro que hay datos sobre una y otra que  parecen indicar que no se trata del mismo local.  La discrepancia es completa en lo que hace al  nombre del dueño. Carmelo Juan en el caso de la Fonda Alemana, Käthe Goedel-Römer en el del Bar Scandinavia.  Aunque Goedel-Römer no siempre es señalada como dueña del Scandinavia,   en Barcelona, mayo 1937 su condición es la de trabajadora del local.  

Carmelo Juan indica en su carta a La Publicidad que la mayoría de las personas que alojaba le eran remitidas por el consulado alemán. Entre los años 1933 y 1936, el consulado alemán, en manos de personas afines al régimen hitleriano, no podía tener tratos con un local donde se reuniesen personas opuestas al nazismo  y las referencias al bar Scandinavia son de personas relacionadas con las milicias anarquistas, con el DAS alemán o con las brigadas internacionales, pero  ese “tropismo” del cónsul nazi y de los anarquistas por la calle Mediodia sucede en momentos distintos; la fonda alemana en 1934, el bar Scandinavia a partir del inicio de la guerra civil.  No se puede descartar que se trate del mismo local.

Para complicarlo más, una nota en La Vanguardia en 1932, informa de las denuncias por amenazas que Frederich Felimann,  súbdito alemán,  presenta en el juzgado contra varios compatriotas suyos que le han amenazado de muerte si el denunciante daba malos informes de ellos. Se nos informa que Felinmann es dueño de una casa de dormir en la calle Mediodia.


"Albergue alemán" (Deutsche Herberge). Aparece reseñado en una nota a pie de página del libro Antifascistas alemanes en Barcelona (1933-1939). El grupo DAS: sus actividades contra la red nazi y en el frente de Aragón. Dieter Nelles et alii. Edit SINTRA. 2010.  El gerente del local se llamaba Wirtz y sería detenido en agosto de 1936 por miembros del DAS como agente nazi. Lo situan en el "barrio chino".
 
========================================================================

Otros alemanes y centrooeuropeos relacionados con la calle Mediodia:

- Margaret Michaelis.  Nacida  Margaret  Gross  en Austria en 1902. En 1930, en Berlin, conoce a Rudolf Michaelis, arqueólogo del Museo Estatal de Berlín. Rudolf era un destacado militante anarquista. En 1932, Margaret viaja a Barcelona  donde trabaja para la AC, la revista del GATCPAC (Grup d'Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l'Arquitectura Contemporània) que publica sus fotografías del barrio chino, fotografías que ilustran esta entrada.

Vuelta a  Berlin,  su marido Rudolf es detenido por los nazis, y tras quedar libre ambos huyen a Barcelona.  Se da por sentado que al llegar a Barcelona se alojaron en un piso de la calle Mediodía.  En 1934 se separaron.  Margaret se dedicó a la fotografía abriendo un estudio Barcelona (Foto-Studio, calle Rosselló 36, y más tarde Foto-Elis, en República Argentina 218) y Rudolf trabajará como  restaurador del Museo Arqueológico de Barcelona.  Rudolf se intergrará como uno de sus lideres en el grupo de alemanes del DAS.

 "Un día por la tarde, en Barcelona, cogí mi pequeña cámara Leika e hice una incursión por el barrio Chino. Allí encontré a mis amigos, los tramposos de las cartas. A su alrededor, una gran cantidad de gitanos y cómplices. ¡Valía la pena sacar una foto! Hice una con rapidez y preparé 1a siguiente, pero ya me habían visto. Todos me miraron con cara de pocos amigos, pensaban que debía ser una chivata de la policía y que haría uso de las fotos en su contra. Adoptaron todos una actitud amenazante. El fulero tramposo se levantó de inmediato y empezó a gritarme: "Ya nos has fotografiado?". "No, acabo de empezar, pero me habéis descubierto demasiado pronto". Tres de sus cómplices saltaron hacia mí: "¿Qué quieres de nosotros? ¡Lárgate y no te dejes ver más por aquí!". Me reí compasivamente de ellos y me fuí. Pero ya no pude trabajar con tranquilidad en la calle del Mediodía". Margaret Michaelis: fotografía, vanguardia y política en la Barcelona de la República,












- Clara y Paul Thalmann  en sus memorias sobre los fets de maig: Erwin Wolf, en la época secretario de Trotski, había llegado a Barcelona y necesitaba hablarnos urgentemente. El encuentro tuvo lugar en un oscuro bar del Barrio Chino. Tres personas nos esperaban: Erwin Wolf, su mujer y el español Munis. (Barcelona, mayo de 1937. Pag. 119)-





- Eugen  Fokannas Geler y Gaspar Brugger.  “Han sido detenidos por el rondín encargado de la vigilancia de extranjeros, Eugen Fokannas Geler, de 21 años de edad, natural de Stutgart, y Gaspar Brugger, de 36 años, natural de Lucerna.
Ambos tenían como domicilio en Barcelona una casa de dormir de la calle del Mediodía, no conociéndoseles oficio alguno para poder ganarse la vida. Los dos tienen pasaportes en regla de sus respectivas naciones; pero no han
cumplido con la ley española, que les obliga a inscribirse en el registro de extranjeros del Gobierno Civil”. – La Vanguardia 13.10.1933

-  Frederich Felimann. “Ante el Juzgado de guardia ha presentado una denuncia Frederich Felimann, súbdito alemán, contra varios compatriotas suyos que le amenazaron de muerte si el denunciante dada malos informes de ellos. Frederich Felimann es dueño de una casa de dormir de la calle del Mediodía”. La Vanguardia. 10.09.1932



- Isak Aufseher. Nacido en Kúty,  Ucrania,  en 1905. En 1928 se instala en Berlin donde se afiliará al Leninbund, una escisión izquierdista del partido comunista alemán. En 1993,  tras la subida de Hitler al poder, emigra;  primero a Paris, más tarde a Barcelona. Llega a Barcelona con su compañera Margot Tiertz. Montan un kiosko en la Rambla de Santa Mónica donde venden publicaciones contra el régimen hitleriano. Expulsados de España a petición del cónsul alemán, a principios de 1936 regresan a Barcelona. Formó parte del DAS.



 *Todas las fotografías son de Margaret Michaelis, tomadas en el Barrio Chino



No hay comentarios:

Publicar un comentario